Acompañamiento a víctimas

Por qué es importante

El Salvador es el país más violento del mundo que no está en guerra. En su conjunto, el Triángulo Norte de América Central-El Salvador, Guatemala y Honduras-es la región más violenta del mundo. Las víctimas que huyen de la violencia como la extorsión, la violación y el asesinato tienen pocas opciones efectivas de protección y asistencia en sus países de origen. Denunciar un crimen o solicitar asistencia es en sí mismo un acto peligroso. Muchas personas temen enojar aún más a sus agresores o ser revictimizados por funcionarios corruptos. De las víctimas de la violencia que Cristosal ha ayudado en 2017, el 5% reportó violencia de parte de la Policía Nacional Civil, la misma fuerza destinada a protegerlos. Este fenómeno está impulsando la migración irregular tanto hacia el norte a través de México hacia los Estados Unidos, y cada vez más hacia el sur hacia Costa Rica, Nicaragua y Panamá.

Qué Hacemos

Proteger a las personas desplazadas por la violencia. Controlamos modelos de asistencia humanitaria, psicosocial y legal para víctimas de violencia y desplazamiento forzado.

Logotipo Cristosal