Las mujeres son el rostro visible del desplazamiento forzado

A menudo, mujeres víctimas de abuso sexual deben abandonar sus lugares de origen ante la falta de protección y garantías por parte de las autoridades de Seguridad

 

La oficial Regional de Monitoreo del Desplazamiento de Cristosal, Rina Montti, dijo durante su participación en el foro “Justicia, migración y movimientos sociales” en la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA) que las mujeres son el sector poblacional más afectado por el desplazamiento forzado.

 

“En 2018, el total víctimas por desplazamiento fue de 571 personas. El mayor porcentaje lo encabezaron las mujeres con el 54%”, detalló Montti frente al público universitario y activistas de derechos humanos que participaron en la actividad organizada por Oxfam en El Salvador.

 

La experta aseguró uno de los motivos por los que las mujeres son el rostro más visible del fenómeno del desplazamiento forzado es porque en algunos casos los hombres de las familias son asesinados. Sin embargo, también se debe a que las mujeres escapan de situaciones de abuso sexual.

 

“Usualmente las mujeres son mayoría entre las víctimas de desplazamiento forzado debido a factores que tienen que ver con el asesinato de sus parejas, padres o porque estos ya migraron. Otro factor por el que las mujeres abandonan sus lugares de origen es por el abuso sexual”, detalló.

 

Para la oficial regional, en El Salvador, la migración es un fenómeno estructural, y sus causas han sido cíclicas a lo largo de las últimas décadas. Sin embargo, en 2018 una encuesta realizada por el Instituto de Opinión Pública de la UCA (IUDOP), reveló que una buena parte de las personas que abandonaron sus hogares o lugares de origen preferían no decir el motivo por el que habían tenido que tomar esa decisión.

 

“Si las personas no quieren decir por qué migran, hay que poner atención a las motivaciones. La inseguridad está como trasfondo, además de la desconfianza en las autoridades”, explicó Montti.

 

La especialista remarcó la urgencia de medidas que permitan proteger a las víctimas de desplazamiento forzado desde las instituciones estatales, aunque remarcó que al menos el 9% de las víctimas culpa a las autoridades de Seguridad de ejercer violencia contra ellos y forzar su desplazamiento.

 

“El daño psicosocial debe ser reparado. La mayor parte de las víctimas de desplazamiento por violencia se encuentra en el rango de edad de entre 0 y 25 años. El Estado debe protegerlos”, concluyó.

Logotipo Cristosal