Si la transparencia incomoda, algo anda mal. El IAIP en la encrucijada

El acceso a la información es una herramienta fundamental para la construcción de ciudadanía.

…..

El acceso a la información es también una herramienta particularmente útil para el ejercicio informado de otros derechos como los derechos políticos o los derechos sociales y económicos.

(Tomado de “El Derecho al Acceso a la Información Pública en las Américas. Estándares interamericanos y comparación de marcos legales. Comisión Interamericana de Derechos Humanos, 30 de diciembre de 2011”)

 

A siete años de su creación, el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), corre el riesgo de ser debilitado y minimizado con ataques a su independencia y credibilidad, pero igualmente tiene la oportunidad de fortalecerse institucionalmente, consolidándose como lo que debe ser: una herramienta para el ejercicio informado de los derechos y el combate a la corrupción.

 

El IAIP, así como los mecanismos creados en la ley para el acceso a la información pública y la protección de datos personales, se han convertido en un período relativamente corto, en instrumentos indispensables para el ejercicio activo de la ciudadanía en la lucha contra la corrupción, y por los derechos humanos, la transparencia, así como el ejercicio del periodismo, la investigación científica y académica, y en general, para que las personas exijan la rendición de cuentas de quienes están al frente de las instituciones públicas.

 

En los últimos meses hemos percibido un retroceso en materia de transparencia, y en general un uso más autoritario del aparato del Estado, que esperamos sea momentáneo.

 

Para el caso, en julio de 2019 se apeló ante el IAIP por la negativa de la Dirección General de Centros Penales (DGCP) de dar a conocer las motivaciones y los contenidos de las Declaratorias de Emergencia en los Centro Penales; el 18 de febrero de 2020 las Comisionadas y Comisionados resolvieron que la DGCP debía entregar la información solicitada, y revocó la reserva que dicha entidad había hecho a las Declaratorias de Emergencia, es decir, confirmó su carácter de información pública.

 

En noviembre de 2019, a raíz de notas periodísticas sobre filtraciones de información desde el IAIP hacia Casa Presidencial, se pidió por escrito y públicamente, tanto a dicho Instituto como al Presidente de la República, que tomaran acciones como garantes del derecho a la confidencialidad de la información personal.

 

A diferencia de la Presidencia de la República, las Comisionadas y Comisionados del IAIP sí han sido receptivos a tal requerimiento, así como a la excitativa que se les hiciera a que mantengan el perfil más alto posible, no obstante, los ataques, y los intentos por limitar, y hasta anular la institución.

 

En el mes de febrero, y luego de un proceso de selección de un proceso de elección calificado como irregular, el Comisionado que había sido nombrado por el Presidente de la República como representante del gremio de periodistas, renunció dos días después de haber asumido, luego de haber sido recusado en las cinco audiencias en las que intentó participar, por el conflicto de interés que le generaba haber desempeñado un cargo de confianza en el actual gobierno.

 

Esta renuncia se sumó a la del propio Presidente del IAIP, presentada el 15 de noviembre de 2019, provocada por la crisis que generó la filtración de datos en la que se viera involucrado.

 

Ahora, las elecciones de los representantes de los periodistas y de las universidades (de las cuales provenía el ex Presidente del Instituto), están pendientes de realizarse; organizaciones de la sociedad civil, y las propias Comisionadas del IAIP, reclaman transparencia en dichas elecciones y la supervisión de los correspondientes procesos; la selección de las personas que sean nombradas como Comisionadas y Comisionados del IAIP resulta crucial para mantener una composición balanceada, no alineada a intereses que demanden pocas transparencia y rendición de cuentas de las instituciones públicas.

 

Recientemente se ha informado sobre una fuerte sanción impuesta a una funcionaria, ante la denuncia por la divulgación información confidencial.

 

Reconocemos la entereza que las Comisionadas y Comisionados han mostrado, superando la crisis generada por la filtración de datos conocida a finales del año pasado, y emitiendo resoluciones que garantizan el acceso a la información y la protección de la información confidencial; asimismo, hacemos un llamado a estar atentos a los intentos de debilitar al IAIP.