Litigio Estrátegico

Por qué es importante

En 2015 y 2016, El Salvador encabezó la lista mundial de asesinatos per cápita, con 109 y 81 homicidios intencionales por cada 100,000 personas, respectivamente. Para complicar el problema, 19 de cada 20 asesinatos en el Triángulo Norte permanecen sin resolver. Este ciclo de violencia e impunidad tiene profundas raíces en la historia de la región. Después de la guerra civil de 12 años de El Salvador en la década de 1980, se aprobó una ley de amnistía general, que protegía a los perpetradores de crímenes de guerra. Esta ley personifica una actitud generalizada de que los crímenes no serán castigados y las víctimas no importan. En 2016, el Tribunal Supremo de El Salvador dictaminó que la ley de amnistía era inconstitucional, lo que permitía buscar justicia para las violaciones de los derechos humanos desde hace décadas. El éxito en casos estratégicos y emblemáticos ayuda a restablecer la credibilidad en el sistema de justicia salvadoreño de hoy. Puede enviar un poderoso mensaje sobre la verdad y la justicia en todo el continente.

Qué hacemos

REPARACIÓN DE LOS EFECTOS DE LAS VIOLACIONES DE DERECHOS

Nuestro programa de litigio estratégico utiliza demandas para avanzar en los procesos de cambio legal, social u otro cambio en los derechos humanos que va más allá de los objetivos inmediatos del denunciante. Actualmente, Cristosal está apoyando el enjuiciamiento de la masacre de El Mozote de 1981, uno de los crímenes de guerra más graves del mundo, y la masacre de El Calabozo en 1982. "Al resolver esta deuda histórica con las víctimas de la guerra, ayudamos a El Salvador a transformar las estructuras de opresión e impunidad y fortalecer el acceso a la justicia para las familias afectadas por la violencia y las violaciones de derechos humanos en la actualidad", dice David Morales, fiscal y director de Litigios Estratégicos de Cristosal.

Reseñas de los casos de el Mozote y Calabozo